lunes, 8 de mayo de 2017

PIEDRA BRUTA. HOY Y SIEMPRE

El símbolo de la piedra bruta es una constante en la tarea de reflexión masónica y tiene tantas variables y tantas formas de contemplarlo como las veces que nos aproximemos a él para traerlo a la blancura del folio.
Puede que en unas ocasiones nos haya preocupado la realidad de que el trabajo de desbaste de la piedra produce un objeto más pequeño que el de partida por tanto no parece buen comienzo para un trabajo de crecimiento.
Puede ser también que nos preocupe qué hacer con el eterno acopio de materiales de desecho que nuestro permanente golpear siembra a nuestro alrededor. Es posible que podamos acusar el dolor por la perdida de una parte de nosotros que se desprende al primer toque del cincel y nos deje un poco pequeños, un poco desnudos y otro poco desconcertados.
En algunas planchas se han relacionado lo mineral de la piedra bruta con nuestro propio esqueleto,.. con lo que de mineral hay en nosotros. Esto, además de una lógica preocupación por la osteoporosis, dada la provecta edad que vamos alcanzando, nos lleva a pensar en el armazón (el esqueleto) que nos sustenta. Cuales son las estructuras mentales, anímicas y espirituales que dan sentido y cohesión a nuestra personalidad. En el tráfago profano damos mucha importancia a la apariencia y a veces olvidamos cual es la calidad, firmeza o debilidad de nuestra columna vertebral, nuestro eje geométrico y de los huesos que sustentan nuestros movimientos.
Para gentes como Jung la piedra parece encerrar un antiquísimo símbolo de lo eterno, lo perenne en el hombre, a partir de lo cual se conecta con la fuerza vital. Podíamos pensar en la piedra bruta como símbolo del paleolítico y la piedra pulida como del neolítico,.. las dos juntas suman toda la historia de la humanidad y de una a otra se produce el salto de la civilización, de la cueva a la agricultura, aunque también de lo comunal a la propiedad.
Si la primera (la piedra bruta del paleolítico) está en la columna “B” y la segunda en la columna “J” diríase que entre ambas existe la pulsión de la vida del hombre. Aunque no estará de más considerar que el paleolítico ha durado casi 3 millones de años y que de la aparición de la agricultura hasta hoy no han pasado siquiera 10.000. Eso nos puede lleva a pensar que en nuestro esqueleto como raza, existe un importante antecedente primigenio e inconsciente junto a un menos consistente, aunque mucho más vanidoso, cuerpo consciente y racional. En este punto del recorrido narrativo se nos abre un camino prometedor que ya hemos atisbado en algún momento: la compleja relación entre lo consciente y lo inconsciente que habitan en nosotros que requiere de decididos y delicados malletazos para que la armonía nos depare, antes que nada, una razonable salud mental y luego, y en consecuencia una energía personal y compartida encaminada hacia una capacidad de acción. (Recordemos la CUF ,.. pensamiento, acción y amor universal).
Pero será mejor volver a la primera preocupación sobre la disminución de nuestra piedra bruta y, tal vez estaría bien recordar que, a menudo, cuando se quiere ser más hay que ser menos. Es decir, si nuestra intención es hacer una obra grupal que sobrepase la capacidad individual, si queremos unir las piedras que trabajamos para la construcción de nuestro templo, necesariamente deberemos olvidarnos del aspecto de cada piedra en concreto para ver la globalidad de la construcción. Eso, en el difícil terreno de las relaciones humanas, nos lleva a pensar en la necesidad del dialogo sincero para que el trabajo común no lleve, en exclusiva, ninguna marca de cantero. Nada somos en soledad mientras que en el conjunto componemos una construcción donde anida lo trascendente.
En la misma línea de trabajo simbólico aplicándolo a la idea del progreso, tal vez venga a nuestra mente lo estúpido que es creer que se puede crecer infinitamente en un universo finito. La merma del material de nuestro trabajo nos habla de decrecimiento como única forma de progreso global,…. Pero ese es otro prometedor camino que mejor dejamos para otra ocasión,….

Para cerrar las expectativas abiertas al comienzo nos falta reflexionar sobre el qué hacer con los escombros que generamos. ¿Qué hacer con lo que desechamos, con aquellas partes de nosotros mismos que sabemos debemos abandonar?. Si nos ceñimos a la construcción en sí, sabemos que todos los materiales son validos en una u otra zona de las obras. Los muros mas gruesos tienen careados sus paramentos exteriores,… pero en el relleno cabe todo el material sobrante. Eso si un M.·. experimentado debe velar también por esta labor de relleno porque si no se establecen las llaves necesarias y se unen los paramentos exteriores entre si, el muro por muy grueso que lo hayamos construido,.. colapsará. No faltarán en tan ingente obra como la de nuestro Templo, muros de contención o pavimentos de acceso en donde enripiar los pequeños trozos fruto de nuestro trabajo en la cantera.
En resumen podríamos decir que la Piedra Bruta es origen de todo el trabajo, que nada debe desaprovecharse y que una adecuada y delgada capa de fraternidad y diálogo hacen posible la sostenibilidad del templo y que la mayor de las cúpulas tienen en su interior un sinfín de piedras brutas.
Y como León Felipe me parecía más conocido he encontrado este fragmento, esta pequeña piedra del gran cantero A. Machado.


Soñaba un alma de piedra 
que el amor era un cuchillo
 
que se iba afilando en ella.


jueves, 4 de mayo de 2017

DECLARACIÓN DE LA RENTA

IMPUESTO DE LA DECLARACIÓN DE LA RENTA
EUROPA LAICA PROPONE SUPRIMIR LAS CASILLAS DE ASIGNACIÓN A LA IGLESIA CATÓLICA Y LA DE FINES DE INTERÉS SOCIAL
NO marcar ninguna de las dos casillas

Europa Laica, propone SUPRIMIR LAS CASILLAS DE ASIGNACIÓN A LA IGLESIA CATÓLICA Y LA DE FINES DE INTERÉS SOCIAL y mientras tanto NO marcar ninguna de las dos casillas y si existe en el impreso, ya que ello depende de cada CCAA, SI marcar la de “SIN ASIGNACIÓN” o en algún caso la de “Fines gestionados por el sector Público”
NO señalar la casilla de la “Iglesia católica, porque NO queremos que el culto, el clero y el proselitismo religioso se financie con fondos públicos, además de que, en nuestra opinión, este sistema vulnera diversos principios constitucionales. La propia iglesia católica en los Acuerdos económicos de 1979, se comprometió a su autofinanciación progresiva. El pacto no sólo no se ha cumplido, sino que -en su día- un Gobierno del PSOE lo incrementó a partir de 2007 a cambio prácticamente de nada.

Y la de “fines de interés social”, quizá más difícil de entender por parte de “algunos”, por los siguientes argumentos:
NO a la casilla de “fines sociales”
1-Porque una parte considerable de la asignación a fines de interés social va a entidades de la propia Iglesia católica, recibiendo asignación por las dos casillas.
2-Porque, en todo caso, no podemos decidir a qué organización social concreta vaya nuestro apoyo (como si ocurre con la de la iglesia católica), hecho irregular e injusto. 
3-Porque es una sutil y estudiada coartada para mantener esta forma de financiación de la iglesia católica. 
4-Porque, en todo caso, los “fines de interés social” que así se consideren, no deben depender de la voluntad anual de los contribuyentes, sino de un “Plan de financiación estatal”, adecuado y aprobado en el Parlamento y en el ámbito de las CCAA (en su autonomía) y en los municipios. 
5- Porque el espíritu solidario que se presupone anima a quien marca la Casilla de FS no tiene sentido que se lleve a cabo con el dinero que es de todos. El que quiera ser solidario que lo haga de su propio bolsillo pero no a costa de los impuestos y la hucha común.

Más información, Documento sobre la "Opacidad y financiación de la Iglesia católica. informe 2017", y 
Firmar por la NO financiación pública de las religiones y por la anulación de los Acuerdos Concordatarios: 

lunes, 17 de abril de 2017

RETROPÍA

.....Los habitantes humanos de la Tierra nos encontramos (más que nunca antes en la historia) en una situación de verdadera disyuntiva: o unimos nuestras manos, o nos unimos a la comitiva funebre de nuestro propio entierro en una misma y colosal fosa común.
Con esta frase, que recuerda una cadena de unión fraternal, se despide Bauman de su último libro y de su vida como filosofo y como hombre. La obra póstuma de este filósofo nos acompaña en la necesidad de un cambio profundo en nuestra forma de ser y entender el mundo.
Os invitamos a su lectura en el papel del pasado y a su discusión en la nube del futuro.
http://www.abc.es/cultura/libros/abci-ensayo-postumo-zygmunt-bauman-retropia-publica-manana-espanol-201704031329_noticia.html

https://www.youtube.com/watch?v=dy7mPXvhLZU

El diario "EL PAIS" ha dicho:
http://cultura.elpais.com/cultura/2017/04/17/actualidad/1492423945_605390.html

jueves, 13 de abril de 2017

LA BANALIDAD DEL MAL

Adolf Eichmann no era un genio del mal, ni un loco fanático nacionalsocialista que rebosara placer al ser causante de la muerte de millones de personas. “Únicamente la pura y simple irreflexión  fue lo que le convirtió en uno de los mayores criminales de su tiempo”. Hannah Arendt escribió que “No era estupidez, sino una curiosa, y verdaderamente auténtica, incapacidad para pensar”  lo que hizo que un gris burócrata, un obrero en paro antes de ingresar en la SS, uno de los principales artífices de la “solución final”.

Para Eichmann, la Solución Final “constituía un trabajo, una rutina cotidiana, con sus buenos y malos momentos”. Su pensamiento y sus valores éticos quedaron absorbidos por la ingente tarea administrativa que tenía que desarrollar. Arendt acuñó para este comportamiento el término “la banalidad del mal”.



La lectura de Arendt nos ayuda a entender un poco más y un poco mejor la Europa de la posguerra que, como muchos procesos sociales, a menudo se estancan en nuestra mente encarcelados por tres o cuatro ideas socialmente compartidas que no nos dejan ver el conjunto de la realidad. Pero también nos pone en la tesitura de identificar la “banalidad” en nuestro tiempo y en nuestro entorno. Además de los tópicos “pan y circo” con sus versiones modernas de “chorizo y futbol”, hay un extenso surtido de situaciones de banalidad entre las que se puede naufragar con gran facilidad.

La también filósofa Cristina Sanchez nos cuenta que: los sistemas burocráticos y jerárquicos (de los que el nazismo supone el paroxismo) favorecen “la falta de reflexión de los individuos que en ellos se insertan” llevando a estos a que se vean “arrastrados por la propia maquinaria” y alejándolos del “resultado final de su acción”.

Algo de todo esto podemos también observar también hoy a nuestro alrededor, si aguzamos un poco la vista. La banalidad del mal flota en el aire cuando se siembra el miedo al extraño, cuando la protección de nuestro bienestar se antepone a cualquier otra consideración o cuando el hedonismo pequeño burgués es el  actor de nuestros actos.

Arendt “siempre rechazó la idea de que todos tenemos un Eichmann dentro de nosotros que está esperando las condiciones adecuadas para salir” . Incluso durante el Tercer Reich hubo disidentes, por mucho que fueran minoritarios y por mucho que filósofos de la altura de Martin Heidegger dieran soporte y prestigio a la tiranía nacionalsocialista.

Arendt nos recuerda a Platón que decía que es mejor sufrir una injusticia que causarla. Pero para llegar a esta conclusión hay que “pararse a pensar”. Es decir, poner en práctica lo que Arendt llamaba “juicio crítico” y que Kant llamaba “pensar por uno mismo”, de modo independiente y sin prejuicios y a lo que otros pensadores, como Enmanuel Levinas, añadieron la necesidad de “ponernos en el lugar de los demás”.

Siempre tenemos la obligación moral de preguntarnos cuáles son las consecuencias de nuestros actos. No podemos pasar por alto los efectos que tiene en los demás lo que para nosotros no es más que nuestro trabajo. No somos inocentes ni siquiera con lo que compramos y no estaría de más, aunque solo sea de vez en cuando, llegar a sentir si ha sido producido de forma ética o a costa de la explotación de los trabajadores, de gente como nosotros que también son parte de otra maquinaria.

La visión política y ética de Arendt no disculpa a Eichmann y además es exigente con todos nosotros. No podemos renunciar a este pensamiento crítico y conformarnos con ser otro engranaje o quedarnos al margen como  espectadores. Esta es la única alternativa frente al mal, nos recuerda la profesora Sánchez. El Holocausto no podría haber sucedido sin la participación de millones de personas que no eran nazis convencidos pero que se convencieron en la paz de su casa, de que “es lo que hay”.

En estos tiempos inciertos, en que vivir es un arte, es tan fácil sentirse lejos de los antiguos totalitarismos como colaborar en el suave aterrizaje de los nuevos. Los medios de comunicación, la modulación de gustos y consumos, la introducción de un triste pensamiento práctico que da por inevitable la explotación cotidiana, son las nuevas armas de dominación. 

En esta ocasión el ideario del exterminio no está recogido en un "Mein Kampf " de papel repleto de ideas perversas, en esta ocasión la banalidad está extendida en la cotidianidad acomodada y paralizante de una sociedad acrítica. 

Oscar Wilde dijo que “progreso es hacer realidad las utopías”.



martes, 4 de abril de 2017

300 AÑOS

Determinar el año 1717 como nacimiento de la Mas.·. no deja de ser es una convención discutible sobre todo para quienes nos movemos en una orbita de pensamiento distinta a la de la G.·.L.·. de Inglaterra (que en realidad en su momento se denominó de Londres y Westminster). Existen antecedentes de organización ritual mucho antes de esta fecha e incluso también parece probado que la llamada mas.·. jacobita de Escocia, victima o artífice de la lucha entre los Tudor y los Estuardo, es anterior a la reunión en la taberna “El Ganso y la Parrilla”. No obstante siempre es bueno organizar el calendario y tener una excusa para el mundo de las efemérides que tanto gusta a la gente. A este respecto hay mucho escrito sobre el periodo 1717 – 1813 cuando se construye la G.·.L.·. Unida de Inglaterra ya bajo la protección de la familia real que desde entonces detenta el cargo de Gran Maestre y mucho escrito también sobre los modelos de Mas.·. que se instalaron a uno y otro lado del Canal de la Mancha.
A nosotros, en puridad, nos debería "tirar" más el mundo de la mas.·. liberal de corte francés y, como no, si una fecha debiera reinar sobre nuestras efemérides, es la del 4 de abril de 1893, (ayer sin ir más lejos se cumplen 124 años) en la que, bajo el título Gran Logia Simbólica Escocesa Mixta de Francia: El derecho Humano, se funda nuestra obediencia por María Deraismes y Georges Martin como fruto, digno de reflexión, de una desobediencia a las normas establecidas en aquel momento.
Pero no era mi intención dar un repaso a la historia sino al mundo de las hermandades y al ambiente que debía reinar en los comienzos del siglo XVIII. Zaragoza, en ese sentido, tiene dos hermandades que, si bien parecen hundir su historia en la edad media, es en los siglos XVIII y XIX cuando se estructuran de una forma parecida a la que conocemos y en ambas podemos encontrar remembranzas mas.·., o más bien similitudes en sus prácticas,  aunque solo sea de mera apariencia. Me refiero a la Real Maestranza de Caballería y a la Cofradía de la Sangre de Cristo. Cada una está en un extremo del espectro social, pues si una ha servido para defender los derechos de la nobleza y la infanzonía aragonesa contra el creciente poder de la burguesía, la otra ha servido (y sigue sirviendo) para dar sepultura a quienes fallecían en circunstancias irregulares y eso, en los siglos de que hablamos, debía estar a la orden del día. En cualquier caso no sirve como ejemplo próximo de la razón de ser y el funcionamiento de las hermandades.
Igual se podía hablar de otras cofradías y hermandades que, siempre bajo el amparo de la iglesia y de algún santo protector (en Graus tenemos a la Cofradía del Santo Cristo que cobija a las buenas familias), ejercía el auxilio a los desfavorecidos o la asistencia en tiempos de peste. De igual modo estas hermandades lo que generan y de ahí su éxito y su pervivencia, es “sentido de pertenencia” al grupo social y de continuidad del orden establecido.
En este ambiente dieciochesco de fraternidades de todo tipo en que la  enciclopedia empezaba la sistematización de los saberes, no es de extrañar que la necesidad innata del ser humano de unirse para pensar en común y para pensar en el bien común, animara a personas, desvinculadas de la esfera estricta de lo religioso, a unirse bajo otros símbolos. De igual modo no es de extrañar la inquina generada en la Curia Romana por el peligro de que una agrupación de personas no estuviera presidida por un crucifijo y sometida a la autoridad del obispo de la diócesis. Sirva como ejemplo de hoy mismo, la semana santa zaragozana, convertida en atracción turística pero felizmente asumida por la Iglesia Católica que inmatricula, si solo sea de forma simbólica y temporal, a todo quisqui que se pone el oportuno hábito para aporrear el bombo como si le fuera en ello la vida.
Volviendo al (mal llamado) siglo de las luces, no parece raro que el espíritu de la ilustración utilizara las fraternidades existentes para socializarse y encontrar la forma de crecer en un mundo que empezaba a quedarse pequeño y que si bien aun no había encendido las calderas de vapor, si que había descubierto en el racionalismo de una Europa con un alto crecimiento poblacional, una forma distinta de contemplar el mundo.
En otro orden de cosas los siglos XVII y XVIII alumbran la “QUERELLA ENTRE LOS ANTIGUOS Y LOS MODERNOS”,.. es decir un diálogo que continua perenne y que posiblemente no termine nunca, entre los valores de la tradición y de una modernidad triunfante por el poder la ciencia y la tecnología. Hay quien se atreve a afirmar que si bien las LL.·. Mas.·. son nidos de iluminismo, también lo son de tradición y no sería aventurado afirmar igualmente, que mientras unos MM.·. miraran a la ciencia y al progreso de la humanidad,.. otros lo hicieran hacia la tradición y el mito e incluso, puestos a fantasear que hubiera otros que, como el Dios Jano, miraran en las dos direcciones.

A la hora de establecer lo mitos a cuyo calor debían reunirse nuestros antepasados, es curioso como se elije aquella parte del relato bíblico menos utilizado por la ortodoxia eclesiástica. Para ponernos en situación conviene recordar que(….) la lectura de la Biblia y en particular del antiguo testamento era poco menos que prueba de herejía y si además los personajes elegidos no son los precursores del redentor sino que, por la vía de los antiguos constructores, nos conduce a la estirpe de Cain, no nos deberemos extrañar de la sucesión de bulas y condenas con que el Papado ha regado la compleja relación Iglesia/Mas.·.. De igual modo esta cosmovisión también nos habla del otro lado de la existencia, nos proyecta hacia otra parte de la realidad en donde, algunos seguimos creyendo que es posible el contacto con la propia sustancia de lo que significa ser una mujer o un hombre. La tensión entre los dos universos bíblicos produce una energía especial en nuestra capacidad de imaginar y de percibir el difícil cometido de estar vivo. Sería algo así como si lo social y lo mítico fueran las dos placas de una batería vital que, bañadas en el electrolito de nuestras experiencias, produce una corriente sutil llamada a iluminar el reducido espacio donde descansa nuestra, poco conocida, alma.

En resumen nada más que agradecimiento podemos expresar para quienes, en un mundo que caminaba hacia lo nuevo, supieron preservar lo eterno. Sean 124, 300 o 500 los años transcurridos son apenas un suspiro en la respiración de la humanidad que nosotros tenemos el privilegio de compartir antes de que suene la medianoche.

sábado, 5 de noviembre de 2016

UN BANCO EN LA ALAMEDA

Si al mirar a nuestro alrededor pensamos que nunca hemos estado peor, es el momento de parar, de descansar en el primer banco disponible de la alameda de nuestros pasos y de buscar tres libros: uno de historia, otro de filosofía y el último de poesía.
Quienes siembran el desánimo y la inevitabilidad en nuestra convivencia, en nuestra vida y en nuestros principios, sabe bien lo que hacen. Desde mucho antes de que el doctor Goebbels innovara el arte de convertir la información en explotación de masas, se sabe que el miedo es una estrategia de poder, sumamente eficaz.
El miedo de todos los miedos, el que nos produce la muerte, se transfigura en miedo a perder el empleo, a no ser considerado, a la falta de estabilidad y a otros tantos como los ropajes de los que se disfraza. Entonces el hombre y la mujer pierden su libertad y se convierten en un desecho humano capaz de cualquier acto.
Los poderosos saben bien como administrar las píldoras de los miedos y cómo conseguir que masas ingentes de seres humanos vaguen por el planeta como auténticos adictos buscando su dosis cotidiana de aparente tranquilidad. La seguridad se convierte entonces en palabra sagrada: previo pago de su importe podemos asegurar hasta la vida y, previo pago de otros tantos peajes, más o menos evidentes, podemos retener junto a nosotros la suficiente seguridad como para permanecer en este escenario, cada vez más difícil de soportar y del que, en ocasiones, no nos rescata ni siquiera los sueños.
Si somos amantes de las libertades conquistadas por los trabajadores, veremos con reticencia y miedo el implacable avance del neoliberalismo y al mismo tiempo nos lamentaremos por la pérdida del concepto de clase. La clase social ha sido, durante muchos años, una estructura que ayudó a ordenar el mundo y sus relaciones. Sin embargo la disolución de la “clase obrera” en una difusa “clase media” nos convierte de soñadores del TODO a propietarios de la NADA.
El libro de historia nos enseñará el siglo XIX español y encontraremos no pocas semejanzas. Seguramente identificaremos la situación que amparaba y sigue amparando a los intereses de una oligarquía que ayer dejaba, como deja hoy, a tantos ciudadanos en una situación de vulnerabilidad extrema y sin perspectivas de futuro. Puede que nos riamos de la escasa sangre real que debe correr por las borbónicas venas después de la agitada vida sexual de sus ancestros. Pero al mismo tiempo, se nos helará la nuestra propia al comprobar lo habitual, reincidente y permanente del comportamiento de los eternos dueños de la tierra, de los antiguos y modernos caciques y de quienes, ayer como hoy, dicen representar la voluntad popular. 
La dignidad de los antiguos tipógrafos del XIX se ha tornado en un señoritismo andaluz procesional y rancio a la par que las antiguas siglas se venden a las necesidades de los nuevos grupos de poder.

Si llegamos a las últimas páginas podemos cambiar de libro y seguir con la lectura de Zygmunt Bauman. Es un autor de lectura amena que nos trae a nuestro tiempo y nos revela los “daños colaterales” que las políticas triunfantes del fin del siglo XX han ocasionado a la población del planeta. Pero si el transito nos parece muy brusco, se puede recalar en una pensadora que está a la altura de los más grandes filósofos del siglo XX. Hannah Arendt nos muestra la “banalidad del mal” para explicar el comportamiento humano y a donde puede llegar la masa desprovista de sentido crítico. Hombres y mujeres perfectamente normales son capaces de cometer las mayores atrocidades en nombre del bien común, del cumplimiento del deber o de la razón de estado. 

Cuando demos por terminado nuestro descanso, tal vez sea el momento de encaminarnos hacia nuestra L.·.. Este es un buen lugar para el dialogo con la conciencia. Es un buen lugar para mirar al miedo y a la muerte. Un buen lugar para compartir nuestro soliloquio y encontrar el camino de regreso a los sueños. 

Sin duda es un lugar privilegiado, rodeado de los 4 puntos cardinales y fuera del reino de la apariencia en donde hemos dejado nuestros libros. Las tres grandes luces alumbran un universo siempre nuevo por ancestral y cuando se extinguen nos devuelve nuestros pasos, nuestros libros y nuestros sueños.
…”exploran juntos el vasto dominio del pensamiento, de la acción y del amor universal…”
Con esta trilogía en el ánimo al salir del templo, ya podemos abrir el libro de poesía. El azar nos ha dejado a la orilla de Mario Benedetti, tal vez por que su verso está lleno de compromiso. Pero es que acaso,…..¿es posible el verso sin compromiso?


No te quedes inmóvil
al borde del camino
no congeles el júbilo
no quieras con desgana
no te salves ahora
ni nunca
no te salves

no te llenes de calma
no reserves del mundo
sólo un rincón tranquilo
no dejes caer los párpados
pesados como juicios
no te quedes sin labios
no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo

pero si
pese a todo

no puedes evitarlo
y congelas el júbilo
y quieres con desgana
y te salvas ahora
y te llenas de calma
y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo
y dejas caer los párpados
pesados como juicios
y te secas sin labios
y te duermes sin sueño
y te piensas sin sangre
y te juzgas sin tiempo
y te quedas inmóvil
al borde del camino
y te salvas
entonces

no te quedes conmigo.






jueves, 27 de octubre de 2016

EN EL LABERINTO DE LA PALABRA

En el año 2011 dedicamos una breve entrada al poema Regius. Ahora que preparamos el próximo encuentro del "LABERINTO DE LAS PALABRAS" vendrá bien recordar un poco los antecedentes históricos de la O.·.Mas.·. en toda su complejidad. Sin duda la historia es importante como referente cultural aunque no debemos olvidar que el lenguaje del simbolo, las más de las veces, adelanta al razonamiento y nos introduce en esos "mundos sútiles,.. ingravidos y gentiles,... como pompas de jabón" de nuestro bien amado poeta.

Para recordar y hacer boca:
http://masoneriaaragonesaliberal.blogspot.com.es/2011/12/manuscrito-regius.html

http://www.institutodemer.es/articulos/cuarta/LA&_32_MASONER%CDA&_32_MEDIEVAL.pdf

http://www2.uned.es/dpto-hdi/museovirtualhistoriamasoneria/4origenes_masoneria/los%204%20santos%20coronados.htm

http://historiamasonica.blogspot.com.es/2011/07/el-manuscrito-de-halliwel-o-poema.html

lunes, 6 de junio de 2016

EL PROGRESO DE LA HUMANIDAD A DEBATE

El pasado jueves 2 de junio tuvimos la ocasión de compartir diálogo con la asociación que coordina el hermanamiento entre Zaragoza y León (Nicaragua). El tema elegido para coversar fue "EL PROGRESO DE LA HUMANIDAD" y dió de si para observarlo dede la esfera practica con Mª Jesús Luna y su visión de la cooperación. "Cooperar con el sur,... transformar el norte" es la idea que se puso sobre la mesa y a la que hicieron compañía los clásicos del decrecimiento. Serge Latouche, Carlos Taibo o Ramón Fernandez Duran fueron la excusa perfecta para distinguir y matizar ideas como PROGRESO, DESARROLLO Y CRECIMIENTO.
En estos enlaces hay un resumen de enlaces que, con seguridad, os podrá llevar hasta donde vuestra voluntad desee.


http://internacional.elpais.com/internacional/2013/08/15/actualidad/1376575866_220660.html

http://www.tunuevainformacion.com/etica-filosofia-de-vida/152-serge-latouche-la-gente-feliz-no-suele-consumir.html

https://conleon.wordpress.com/

lunes, 9 de mayo de 2016

LA FEDERACIÓN ESPAÑOLA DEL DERECHO HUMANO HACE ENTREGA DE SU MEDALLA DE HONOR


La profesión y vocación del Hno. Antonio le hizo un buscador de la luz y un domador de sombras mucho antes de que, en los años noventa, la caida de la venda le permitiera ver el interior de la Logia Caballeros de la Noche. En este taller creció y participó de su vida y de sus sueños. Las largas tardes de las tenidas y las más largas noches de conversaciones sin fin, pertenecen al recuerdo compartido con un buen número de hermanos, que ha construido una fraternidad que alcanza más allá de los formalismos.

En este taller alcanzó la Maestría y desempeño las oficialías que se le confiaron. Pero entonces, como ahora, la hipertrofia de algunos “egos” deshicieron la fraternidad pacientemente destilada en el alambique de las ilusiones y aquellos conversadores de la nocturnidad  hubieron de levantar otras columnas en el erial. Fue la época de la L.·. Paracelso, un taller formado por HH.·. que se resistían a perder la costumbre, la hermosa costumbre, de iluminar el universo y beber sus reflejos. Durante un tiempo, de grato recuerdo, el estudio de trabajo del barrio del Arrabal de Zaragoza, apagaba sus focos para dar cobijo a la luz eterna.

Al resguardo de esa luz se discutió cual era la opción masónica adecuada al carácter de aquellos “rebeldes” que pronto descubrieron en el Derecho Humano la obediencia liberal que mejor podía cobijar el anhelo que les había hecho emigrar de la L.·. nº 21 de la G.·.L.·.E.·.

Un nonagenario Pablo Campos, último superviviente de la mas.·. aragonesa, volvió a a ser M.·. de Cer.·. de una nueva logia que se cosió a la historia con viejos hilos de luz. Constancia volvió a ser un nombre masónico en Zaragoza y el hermano Antonio dedicó su esfuerzo al crecimiento de este taller vinculado al de la obediencia en España.

La Jurisdicción se convirtió en Federación y el intenso trabajo desarrollado condujo a nuestro hermano por todo el universo geográfico y anímico de la obediencia.

Fue nombrado M.·.P.·.G.·.C.·. y Representante para España del Supremo Consejo del Grado 33 del Derecho Humano. Ha sido la máxima autoridad iniciática en la Federación Española durante sus 9 años de mandato. También fue nombrado Gran Maestro Adjunto de la Orden y desempeñó el de Representante del Supremo Consejo del Derecho Humano para América Latina.

Las más largas noches de conversaciones y las largas tardes de tenida de años atrás, se hicieron carne en el crecimiento de la O.·. en unos países de los que, en muchos aspectos, sociales y mas.·., debemos aprender;…….... aprender la importancia de la sencillez, la fuerza de los rituales y el poder de transformación del trabajo masónico.

Ya hace 4 años que dejó su cargo, sigue siendo miembro de honor del Supremo Consejo y responsable de varios países sudamericanos, mientras pasa largas horas en silencio captando los matices de la forma en su eterno juego con la luz y la sombra.

Si tuviéramos que hablar de historial masónico diríamos que, sin ningún género de dudas, es uno de los españoles con una trayectoria masónica internacional más brillante. El mérito de las personas, cuando es cierto, lícito y fruto de su trabajo, no se debe esconder. Es más,… debe servir como energía y modelo para quienes hemos hecho del eterno trabajo de desbastar la piedra bruta una forma de entender la vida.
Para este taller es un orgullo servir de escenario en la entrega de este merecido homenaje que deseamos se convierta en una costumbre de la Federación para reconocer el trabajo de los HH.·. que hayan sabido aunar su vida al crecimiento de la fraternidad de nuestra Orden.